Estudio: El coronavirus crea un cortocircuito en el sistema inmunológico

Estudio: El coronavirus crea un cortocircuito en el sistema inmunológico

Al principio de la pandemia, el coronavirus parecía ser otra enfermedad respiratoria. Pero el virus ha resultado afectar no sólo a los pulmones, sino también a los riñones, el corazón y el sistema circulatorio, incluso, de alguna manera, a nuestros sentidos del olfato y el gusto.

El portal Clarin publica nuevo estudio en donde establece un inquietante paralelo con el VIH, el coronavirus puede causar un agotamiento de importantes células inmunes.

Ahora los investigadores han descubierto otra desagradable sorpresa. En muchos pacientes hospitalizados con el coronavirus, el sistema inmunológico se ve amenazado por el agotamiento de ciertas células esenciales, lo que sugiere inquietantes paralelismos con el VIH.

Los hallazgos sugieren que un tratamiento popular para aplastar el sistema inmunológico en pacientes gravemente enfermos puede ayudar a unos pocos, pero podría dañar a muchos otros. La investigación ofrece pistas acerca de por qué muy pocos niños se enferman cuando están infectados, e insinúa que puede ser necesario un cóctel de drogas para controlar el coronavirus, como es el caso del VIH.

La creciente investigación apunta a «firmas inmunológicas muy complejas del virus», dijo el Dr. John Wherry, un inmunólogo de la Universidad de Pennsylvania, cuyo laboratorio está examinando detalladamente el sistema inmunológico de los pacientes con COVID-19.

En mayo, Wherry y sus colegas publicaron online un documento que muestra una serie de defectos del sistema inmunológico en pacientes gravemente enfermos, incluida la pérdida de células T que combaten el virus en partes del cuerpo.

En un estudio separado, los investigadores identificaron tres patrones de defectos inmunológicos, y concluyeron que las células T y las células B, que ayudan a orquestar la respuesta inmunológica, estaban inactivas en aproximadamente el 30% de los 71 pacientes de COVID-19 que examinaron. Ninguno de los trabajos ha sido publicado o revisado por pares.

Los investigadores en China han informado de un agotamiento similar de las células T en pacientes críticamente enfermos, señaló Wherry. Pero los datos emergentes podrían ser difíciles de interpretar, dijo – «como una prueba de Rorschach».

La investigación con pacientes gravemente enfermos de COVID-19 está llena de dificultades, señaló el Dr. Carl June, un inmunólogo de la Universidad de Pennsylvania que no participó en el trabajo.

«Es difícil separar los efectos de estar simplemente gravemente enfermo y en una UCI, lo que puede causar estragos en el sistema inmunológico», dijo. «Lo que falta es una población de control infectada con otro virus grave, como la gripe».

Uno de los estudios más detallados, publicado como preimpresión y bajo revisión en Nature Medicine, fue realizado por el Dr. Adrian Hayday, un inmunólogo del King’s College de Londres.

Él y sus colegas compararon 63 pacientes con COVID-19 en el Hospital St. Thomas en Londres con 55 personas sanas, algunas de las cuales se habían recuperado de infecciones por coronavirus.

Hayday y sus colegas comenzaron con la suposición de que los pacientes generarían una profunda respuesta inmunológica al coronavirus. Es por eso que la mayoría de la gente se recupera de las infecciones con pocos o ningún síntoma.

Pero aquellos que se enferman mucho por el virus podrían tener sistemas inmunológicos que se deterioran porque reaccionan de manera exagerada, como sucede en los pacientes con sepsis. Alternativamente, los científicos formularon la hipótesis de que estos pacientes podrían tener sistemas inmunológicos que luchan poderosamente, pero no responden adecuadamente al virus.

Una de las aberraciones más sorprendentes en los pacientes de COVID-19, según los investigadores, fue un marcado aumento en los niveles de una molécula llamada IP10, que envía células T a las zonas del cuerpo donde se necesitan.

Normalmente, los niveles de IP10 sólo se elevan brevemente mientras se envían las células T. Pero en los pacientes de COVID-19 – como fue el caso de los pacientes con síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), también causado por coronavirus – los niveles de IP10 suben y se mantienen altos.

Eso puede crear una señalización caótica en el cuerpo: «Es como si Usain Bolt oyera el disparo de salida y empezara a correr», dijo Hayday, refiriéndose al velocista olímpico. «Entonces alguien sigue disparando el pistoletazo de salida una y otra vez. ¿Qué haría él? Se detendría, confundido y desorientado.»

El resultado es que el cuerpo puede estar señalando células T casi al azar, confundiendo la respuesta inmunológica. Algunas células T están preparadas para destruir los virus, pero parecen socavadas, comportándose de forma aberrante. Aparentemente, muchas células T mueren, por lo que las reservas del cuerpo se agotan, especialmente en los mayores de 40 años, en los que la glándula del timo, el órgano que genera las nuevas células T, se ha vuelto menos eficiente.

La investigación también sugiere que una idea popular para el tratamiento puede no ayudar a la mayoría de las personas.
Algunos pacientes se ven gravemente afectados por infecciones de coronavirus porque sus sistemas inmunológicos responden con demasiado vigor al virus. El resultado, la llamada tormenta de citoquinas, también se ha observado en pacientes con cáncer tratados con medicamentos que sobrecargan las células T para atacar los tumores.

Estas reacciones excesivas pueden ser sofocadas con medicamentos que bloquean una molécula llamada IL-6, otro organizador de las células inmunes. Pero estos medicamentos no han sido marcadamente efectivos en la mayoría de los pacientes de COVID-19, y por una buena razón, dijo Hayday.

«Está claro que hay algunos pacientes en los que la IL-6 es elevada, por lo que suprimirla podría ayudar», explicó. Pero «el objetivo principal debería ser restaurar y resucitar el sistema inmunológico, no suprimirlo».

La nueva investigación puede ayudar a responder otra pregunta apremiante: ¿Por qué es tan raro que un niño se enferme del coronavirus?

Los niños tienen glándulas del timo altamente activas, la fuente de nuevas células T. Eso puede permitirles adelantarse al virus, haciendo nuevas células T más rápido de lo que el virus puede destruirlas. En los adultos mayores, el timo no funciona tan bien.

El cuadro emergente indica que el modelo para el tratamiento del VIH, un cóctel de medicamentos antivirales, puede ser una buena apuesta tanto para los que tienen enfermedades leves como para los que están gravemente enfermos.

Algunos expertos se han preguntado si el tratamiento antiviral tiene sentido para los pacientes gravemente enfermos de COVID-19, si su principal aflicción es una reacción exagerada del sistema inmunológico.

Pero si el virus causa directamente que el sistema inmunológico funcione mal, dijo Hayday, entonces un antiviral tiene sentido – y tal vez incluso más de uno, ya que es importante detener la infección antes de que agote las células T y dañe otras partes del sistema inmunológico.

«No he perdido ni un poco de mi optimismo», dijo Hayday. Incluso sin una vacuna, prevé que la COVID-19 se convierta en una enfermedad manejable, controlada por drogas que actúan directamente contra el virus.

«Una vacuna sería genial», dijo. «Pero con la logística de su despliegue mundial siendo tan difícil, es reconfortante pensar podemos no depender de una.»

Informe21

Guia 2

Related posts