Calores y lluvias extremas simultáneos serán más comunes y severos

Calores y lluvias extremas simultáneos serán más comunes y severos

El estudio señala que algunas regiones del mundo se volverán más secas como Sudáfrica, el Amazonas y partes de Europa, en Estados Unidos, el este y sur de Asia, Australia y África central, recibirán más agua

Las masas terrestres de la Tierra tienen mayores posibilidades de volverse más húmedas que secas a medida que aumentan las temperaturas.

En un nuevo estudio, investigadores descubrieron que las precipitaciones y los calores extremos simultáneos se volverán más frecuentes, severos y generalizados bajo el cambio climático, más que las condiciones secas y cálidas.

Cuando llegan condiciones de calor húmedo, las olas de calor primero secan el suelo y reducen su capacidad para absorber agua. Las lluvias posteriores tienen más dificultades para penetrar el suelo y, en cambio, corren a lo largo de la superficie, contribuyendo a inundaciones, deslizamientos de tierra y pérdidas de cosechas.

«Estos extremos climáticos compuestos han atraído una atención considerable en las últimas décadas debido a sus presiones desproporcionadas sobre los sectores agrícola, industrial y de los ecosistemas, mucho más que los eventos extremos individuales por sí solos», dijo en un comunicado Haijiang Wu, investigador de la Universidad A&F del Noroeste de China y autor principal del estudio.

La investigación fue publicada en Earth’s Future.

El equipo utilizó una serie de modelos climáticos para proyectar extremos climáticos compuestos para finales de siglo si las emisiones de dióxido de carbono continúan aumentando.

Descubrieron que, si bien algunas regiones del mundo se volverán más secas a medida que aumenten las temperaturas, como Sudáfrica, el Amazonas y partes de Europa, muchas regiones, incluido el este de Estados Unidos, el este y sur de Asia, Australia y África central, recibirán más precipitaciones. Los extremos húmedos y cálidos también cubrirán un área más grande y serán más severos que los extremos secos y cálidos.

En el futuro, los extremos húmedos y cálidos serán más probables porque la capacidad de la atmósfera para retener la humedad aumenta entre un 6% y un 7% por cada grado Celsius de aumento de temperatura. A medida que la Tierra se calienta, la atmósfera más cálida retendrá más vapor de agua, lo que significa que habrá más agua disponible para caer en forma de precipitación.

Las regiones que probablemente se verán gravemente afectadas por los extremos húmedos y cálidos albergan muchas áreas densamente pobladas que ya son propensas a peligros geológicos, como deslizamientos de tierra y corrientes de lodo, y producen muchos de los cultivos del mundo. Un aumento de las precipitaciones intensas y las olas de calor podrían provocar más deslizamientos de tierra que amenacen la infraestructura local, mientras que las inundaciones y el calor extremo podrían destruir los cultivos.

Muchas partes del mundo ya están experimentando extremos húmedos y cálidos. En Europa occidental, las condiciones climáticas provocaron inundaciones mortales en 2021. Ese verano, temperaturas récord secaron el suelo. Poco después, fuertes lluvias cayeron sobre la superficie del suelo reseco y provocaron deslizamientos de tierra masivos e inundaciones repentinas que arrasaron casas enteras y se cobraron más de 200 vidas.

El aumento de los extremos húmedos y cálidos, como las condiciones de las inundaciones europeas de 2021, crea la necesidad de enfoques de adaptación climática que tengan en cuenta las condiciones húmedas y cálidas.

«Dado que el riesgo de extremos compuestos húmedo-caliente en un clima cálido es mayor que el de extremos compuestos seco-caliente, estos extremos húmedos-calientes deberían incluirse en las estrategias de gestión de riesgos», dijo Wu.

Si bien las olas de calor y las fuertes lluvias pueden ser peligrosas por sí solas, sus impactos combinados pueden ser aún más devastadores. «Si pasamos por alto el riesgo de extremos húmedos y cálidos compuestos y no atendemos con suficiente antelación, los impactos en la seguridad hídrica, alimentaria y energética serían inimaginables», afirmó Wu.

por Europa Press

COMPARTE LA NOTA EN TUS REDES
Banner abajo

Related posts