Conoce las lesiones del pie más comunes

Conoce las lesiones del pie más comunes

Las lesiones del pie pueden abarcar desde una fractura a un simple hematoma. Te explicamos cuáles son las más frecuentes y por qué se producen, de manera que sea más fácil prevenirlas en lo cotidiano.

Las lesiones del pie, desde los dedos hasta el tobillo, son un motivo muy frecuente de consulta médica. De hecho, predominan en el ámbito de las urgencias, ya que la gran mayoría de los casos se producen de forma aguda.

Los pies son una de las partes más importantes del cuerpo. Actúan como soporte y permiten acciones tan básicas como caminar o permanecer erguidos. Por ello, las lesiones de esta zona pueden ser muy incapacitantes. En este artículo te explicamos cuáles son las más frecuentes.

¿Por qué suceden las lesiones del pie?

Las lesiones del pie, como hemos mencionado, son bastante frecuentes. Lo cierto es que la gran mayoría son menores y no suelen conllevar gravedad ni complicaciones.

Sin embargo, según un estudio publicado en la Revista médica del Instituto Mexicano del Seguro Social, casi un 15 % de ellas son fracturas. Muchos de los casos se producen a consecuencia de actividades deportivas o de ocio.

De hecho, cada una de las lesiones del pie predomina en un tipo de deporte o movimiento. Por ejemplo, un bailarín o bailarina es más probable que tenga algún problema relacionado con los dedos. Un futbolista, por su parte, tiende a lesionarse el tobillo.

Algunos trabajos también pueden ser la causa de estos problemas de salud. Por otra parte, es factor importante en su desarrollo la edad o los hábitos. El envejecimiento aumenta el riesgo de lesión, al igual que un calzado inadecuado.

Lesiones del pie que aparecen de manera aguda

Estas lesiones son aquellas que derivan de un acto concreto. Por ejemplo, una caída, un golpe o una herida punzante. Son las más frecuentes y predomina en ellas una reacción inflamatoria aguda. El dolor suele ser intenso y aparecer justo después del detonante.

Moretón

El moretón es la palabra con la que, de forma común, nos referimos a un hematoma. Suele aparecer tras una contusión. En los pies, al tratarse de la zona más declive del cuerpo, es usual que se extienda hacia los dedos debido a la acción de la gravedad.

Lesiones en ligamentos o tendones

Las lesiones del pie relacionadas con los ligamentos o tendones se suelen localizar en los tobillos. Son los llamados esguinces de tobillo. Según un artículo publicado en la Revista médico quirúrgica de Canarias, la mayoría se deben a una caída, una torsión brusca o un golpe.

Lo que ocurre es que los ligamentos se distienden y se pierde parte de la estabilidad de la articulación. Existen diferentes grados de severidad que determinan el tipo de tratamiento a realizar.

Fracturas y dislocaciones

Las fracturas son lesiones que afectan a los huesos. El pie es una estructura muy compleja que tiene numerosos huesos (tarsos, metatarsianos y falanges: 26 en total). Puede tratarse de una pequeña grieta que apenas presenta gravedad o de una ruptura que se acompañe de desplazamiento.

Una de las fracturas más frecuentes es la del dedo gordo del pie, al igual que la del pequeño. La dislocación, por su parte, consiste en que el hueso se sale de su articulación, adquiriendo una posición inadecuada.

Problemas musculares

Los problemas musculares en relación con el pie son variados. Puede tratarse de un desgarro, una distensión o incluso una rotura del propio músculo. Sin embargo, lo más frecuente es que haya contracturas producidas por una contracción mantenida o un calambre.

Lesiones del pie de larga evolución

Hay lesiones del pie que no están relacionadas con un momento concreto, sino que se van produciendo de manera progresiva. Se asocian a una repetición constante de algunas actividades, deportes o incluso posturas. Por eso se conocen como lesiones por uso excesivo.

Bursitis y tendinitis

La bursitis es la inflamación de las bolsas sinoviales, que son las encargadas de la amortiguación en las articulaciones. En el caso del pie, suele producirse en la base del dedo gordo o en el tendón de Aquiles. La tendinitis, por su parte, consiste en la inflamación del tendón, que es el que une el músculo con el hueso.

Fracturas por estrés

Una fractura por estrés es una pequeña grieta en el hueso que se produce a raíz de un uso excesivo de esa parte del cuerpo. La más frecuente es la del segundo dedo del pie, ya que suele tener una longitud mayor y está sometido a más carga en algunas actividades, como correr.

Fascitis plantar

La fascitis plantar, tal y como señala un artículo de la Universidad Pontificia, afecta en torno a un 10 % de la población a lo largo de su vida. Consiste en la inflamación de un ligamento ancho que se extiende en la planta del pie.

¿Prevenir las lesiones del pie?

Sí, es posible prevenir las lesiones del pie que, como hemos visto, son muy frecuentes. El uso de un calzado adecuado, así como la práctica deportiva correcta, con precalentamiento y respeto de las indicaciones, son pilares para evitar fracturas, distensiones y desgarros.

Es importante tener en cuenta que cada una de ellas tiene una causa y un tratamiento diferente. Por eso, siempre se debe consultar a un especialista ante cualquier molestia e intentar cuidar los pies en cada actividad y en el día a día.

Con información de Mejor con Salud

Guia 2

Related posts