La estética de Francisco Toledo llega a España con dos exposiciones

La estética de Francisco Toledo llega a España con dos exposiciones

«Toledo ve» y «Francisco Toledo. El color como forma» se exhibirán desde el 29 de abril en la Casa de México/ Reúnen más de 600 obras en las que destacan tres autorretratos y materiales, señala Susana Pliego, directora de cultura de la Casa de México en España, donde el próximo 29 de abril se inaugurarán dos exposiciones dedicadas al artista oaxaqueño: Toledo ve y Francisco Toledo. El color como forma.

Toledo ve estuvo itinerante en el Museo Nacional de Culturas Populares de la Ciudad de México y en la Universidad de las Américas de Puebla hace dos años y El color como forma es una propuesta de Casa de México en España para mostrar los objetos que inspiraron a Toledo en sus obras más tempranas.

Ambas exhibiciones reúnen más de seiscientas obras de Toledo (entre papalotes, óleos, azulejos, gráfica y joyería) y en el caso de El color como forma destacan tres autorretratos elaborados en distintos formatos y técnicas, así como un tapiz de 1975.

“Lo que quisimos hacer en El color como forma es complementar Toledo ve con obra pictórica. Es una exposición que tiene 15 obras y un tapiz espectacular hecho con materiales de Teotitlán del Valle, Oaxaca. Quisimos mostrar además de los afelpados del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa), Etla, que están en Toledo ve, su trabajo de tapices porque algo que determina y define la obra de Toledo es el uso del color”, destaca Susana Pliego.

En esa muestra, las piezas evidencian el mundo fantástico de animales creado por Toledo, así como la metamorfosis entre seres humanos y animales, siempre representada con colores vivos.

“Ésas son las obras tempranas que empezó a pintar Toledo cuando regresó de París, cuando ya tenía marcadas las influencias de Rufino Tamayo, de Joan Miró y Pablo Picasso. Son las obras tempranas que estamos mostrando”, indica Pliego.

Respecto a los autorretratos, llama la atención uno donde aparece Toledo acostado sobre una cama, vestido con su característica ropa de manta.

“Es una obra hecha en tabla tal como se hacían las pinturas antiguas, donde el maestro está acostado y vestido de blanco. Después hay otro autorretrato que tiene hoja de plata que pintó los años tardíos porque se ve un Toledo con arrugas, con las marcas de la vida en la cara mimetizado con un mundo de colores”, detalla.

TOLEDO INVADE ESPAÑA. La última exposición individual sobre el artista oaxaqueño que hubo en España sucedió en el año 2000 en el Museo Reino Sofía, agrega Susana Pliego.

La muestra Toledo ve reúne piezas que van desde el dibujo y el grabado hasta la acción comunitaria, la gráfica intervenida y la elaboración de objetos en piel, plata, textiles, vidrio y fibras naturales; además de joyería elaborada con piel, cuero y oro, e inspirada en la fauna local del Istmo de Tehuantepec, con animales como cangrejos, monos, peces, chapulines o saltamontes, perros y lagartos.

“Empieza con la fachada de Casa de México, en donde se colocaron reproducciones de las rejas que diseñó el maestro Toledo, después tenemos un recorrido de afelpados que se hicieron en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa). Subiendo las escaleras hay una instalación de 140 papalotes hechos con diferentes animales y frutas que, al abrirse la puerta, se mueven”, explica Pliego.

En el primer piso, lado derecho, está El color como forma, y en lado contrario Toledo ve que inicia con la serie de La esclavitud: radiografías, posiblemente del cuerpo de Toledo, intervenidas por él y de la cual nació un libro y postales que en su momento el artista vendió.

“Después está un núcleo de joyería, plata y vidrio. Es impresionante la cantidad de materiales con las que experimentó Toledo, hay más de 200 de collares hechos de pergamino, de piel de animal, de radiografías, de hojas de oro que se hicieron en Centro de las Artes de San Agustín, Oaxaca”, indica.

La exposición también muestra textiles, guajes intervenidos, cuadros de popotillo y un autorretrato bordado con mica e hilo de cobre.

“Hay un área de niños. Nos trajimos los pisos de azulejos hidráulicos diseñados por el maestro en colaboración con otros talleres. Es una instalación de cincuenta y cuatro metros cuadrados de azulejos hidráulicos. También hay unas lámparas hechas de papel, una mesa de su autoría y unos balones de fútbol intervenidos. Es un muestrario de la cantidad de materiales y técnicas que utilizó Toledo”, precisa Pliego.

Por último, la directora de cultura indica que ambas exposiciones permanecerán hasta el 19 de septiembre de 2021 y en tanto, alistan con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) llevar a Casa de México en España la muestra Tetzáhuitl. Los presagios de la conquista de México que durante 2019 y 2020 se exhibió en el Museo del Templo Mayor.

por La Crónica de Hoy

COMPARTE LA NOTA EN TUS REDES
Guia 2

Related posts