Pandemia provocó alteraciones menstruales al menos un 40 % de mujeres

Pandemia provocó alteraciones menstruales al menos un 40 % de mujeres

La pandemia por Covid afectó al ciclo menstrual de muchas mujeres, según investigadoras de la Fundación Instituto Universitario para la Investigación en Atención Primaria de Salud Jordi Gol (IDIAPJGol) quienes realizaron un análisis sobre equidad y salud menstrual, concluyó que casi un 40% sufrió algún tipo de variación en su ciclo menstrual durante la pandemia, siendo uno de los más comunes aumento de dolor menstrual y ciclos más largos o más cortos.

Las alteraciones más comunes fueron aumento del dolor menstrual (12,6%), ciclos menstruales más largos (12,5%), o más cortos (10%), sangrados más abundantes (7,2%), no haber menstruado en al menos un ciclo (6,8%), un aumento en la duración del proceso (6,0%), o una disminución (5,1%), y una reducción del dolor menstrual (2,9%).

Menstruación más dolorosa, la alteración más común

Entre abril y julio de 2021, IDIAPJGol realizó una encuesta en la que participaron más de 22.000 personas en todo el territorio español, además de 34 entrevistas en profundidad.

Tras analizar las respuestas de 17.455 mujeres (96,6%) y personas que menstrúan (3,4% no binarias y 0,9% trans), el estudio concluye que un total de 6.871 (el 39,4%) indican haber sufrido alteraciones menstruales desde el inicio de la pandemia.

Las alteraciones fueron: aumento del dolor menstrual (12,6%), ciclos menstruales más largos (12,5%), o más cortos (10%), sangrados más abundantes (7,2%), no haber menstruado en al menos un ciclo (6,8%), un aumento en la duración del proceso (6,0%), o una disminución (5,1%), y una reducción del dolor menstrual (2,9%).

Problemas económicos

Las alteraciones en participantes sin covid estuvieron asociadas a tener entre 18 y 25 años y un diagnóstico de miomas o de síndrome de ovarios poliquísticos.

En las participantes que si tuvieron covid, persistente o no, las alteraciones menstruales estuvieron asociadas a tener problemas económicos, una percepción de peor salud y un diagnóstico de endometriosis o adenomiosis.

En concreto, dos participantes de las entrevistas diagnosticadas con COVID-19 persistente explicaron haber tenido alteraciones menstruales significativas desde los primeros síntomas de esa enfermedad.

por EFE

COMPARTE LA NOTA EN TUS REDES

Related posts